Si tienes niños, dale un descanso a tu teléfono

Los estudios indican que si andas distraído con tu teléfono le puedes estar haciendo daño a tus hijos

Los padres pasamos mucho tiempo diciéndole a nuestros hijos que no anden pegados al teléfono. La ciencia nos está diciendo que mejor tomemos nuestra misma medicina. Si queremos ser mejores padres vamos a tener que darle un descanso a nuestros teléfonos cuando estemos con nuestros hijos.

En un estudio, por ejemplo, los niños pequeños tenían dificultad al aprender palabras nuevas cuando sus mamás atendían brevemente una llamada. En otro, los investigadores encontraron que mientras más veces los padres recibían interrupciones telefónicas, más problemático era el comportamiento de sus hijos. Se enfurruñaban más y tenían más berrinches. En otro estudio, encontraron que si los padres estaban distraídos con el teléfono, sufría la habilidad atlética de los niños. Se caían, tropezaban y hacían movidas innecesarias. Los que recibían la atención completa de sus padres eran más rápidos y tenían mejor coordinación.

Si quieres distraerte un poco menos con tu teléfono y prestarle más atención a tus hijos hay varias cosas que puedes hacer.

1 Pon tu teléfono en otro cuarto cuando estés ayudando a tu hijo aprender algo nuevo.
Más fácil que tratar de resistir las notificaciones de texto o llamadas es sacar al aparato de tu área, o por lo menos apagar las notificaciones. Mejor todavía, si puedes apágalo. Cuando tú y tu hijo le prestan atención a la misma cosa a la vez y respondes directamente a él es cuando mejor aprende.

2 Guarda tu teléfono en un bolsillo o la cartera cuando estés en uno de los juegos de tus hijos.
Tu cuerpo puede estar presente en las gradas, pero tus hijos se dan cuenta si les están dando tu atención o no. Cuando no lo haces, se distraen y no juegan tan bien. Si quieres, tómales una foto pero entonces guarda el teléfono y dale tu atención a tu hijo, no al teléfono.

3 Toma consciencia de como tu uso del teléfono puede estar causando conflicto con tus hijos.
Los padres que andan perdidos en sus teléfonos reaccionan de manera más áspera cuando sus hijos se portan mal, según los estudios. Además, los niños pueden actuar de formas más arriesgadas para así tratar de atraer la atención de sus padres.

Observa cuál es la dinámica en tu casa. Tal vez encuentras que andas mucho tiempo distraído con tu teléfono en vez prestándole atención a tu familia.

Los teléfonos no van a desaparecer y a veces sirven para unir, en vez de separar. Cuando te tomas un selfie con tus hijos o texteas en el chat de la familia estás fortaleciendo los lazos familiares. Pero ojo con pegarte al teléfono sin pensarlo porque puede afectar a tus hijos y a ti.

Foto de Ed Yourdon

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.